Inteligencia artificial y servicios legales: ¿Ross podrá reemplazar a los abogados?

Jueves, 23 Noviembre 2017 17:47 Escrito por 

AAEAAQAAAAAAAA0mAAAAJGEyMzFkYTFlLWQ5YTUtNDcwOS05ZmY4LTI1ODI4ZGJkNDViYw

Paola Gálvez abogada asociada del estudio Montezuma & Porto 

 

Aunque me declaro una abogada cercana a la tecnología, confieso que, por primera vez, en mayo de este año viví un encuentro cercano con tecnología avanzada. Tuve la oportunidad de usar y probar unas gafas que me transportaron de inmediato a una escena completamente nueva donde no sólo estaba viendo, sino también interactuando digitalmente con hologramas, contenido 3D e imágenes superpuestas en la realidad.

No cabe duda que estamos viviendo una era de avances tecnológicos sin precedentes, a la que el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, denomina “la Cuarta Revolución Industrial” en su libro del mismo nombre. Según Schwab, la cuarta revolución industrial debe ser entendida como una nueva fase en la digitalización del sector manufacturero, impulsada por cuatro motores: aumento de la cantidad de datos, computadoras cada vez más potentes, capacidad de analizar los datos y mejora en la interacción de las personas con las máquinas.

Una de las tecnologías con el potencial de ser una fuerza disruptiva en la cuarta revolución industrial es la Inteligencia Artificial (IA), la cual transformará todas las industrias, incluyendo a la profesión legal. Se ha escrito bastante sobre su impacto en la fuerza laboral y muchos se preguntan si la IA reemplazará a los abogados y cómo impactará en la forma, el costo y la calidad de los servicios jurídicos. Incluso, publicaciones tan conocidas como The New York Times y The Atlantic han comentado acerca de la intersección entre el Derecho y la IA.

Este artículo repasa los aspectos básicos de la IA, los usos en la profesión legal y algunas recomendaciones para estar preparados para la llegada de la IA.

Lo básico 

No existe una única definición de IA. Según un informe emitido por la Casa Blanca, la IA se puede definir como un sistema computarizado que utiliza algoritmos (proceso rutinario para resolver problemas o realizar una acción) y muestra comportamientos que comúnmente se consideraría requieren inteligencia, pues piensa racionalmente como humanos y en la medida en que tiene acceso a nueva información, la aprende. Un ejemplo nos puede ayudar a ilustrar nuestro punto. Recientemente, una entidad financiera local puso a disposición de sus clientes un nuevo canal de atención, se trata de un chatbot que responde inmediatamente a los usuarios a través de mensajería instantánea y no es precisamente un humano el que responde, sino un programa informático que está enriquecido con mucha data y no sólo ha sido programado para efectuar tareas repetitivas sino que aprenderá de las respuestas que los humanos le den para mejorar su desempeño.

Casos de uso de IA en el Derecho

 El 15 de noviembre no sólo Perú clasificó al mundial, sino también llegó Lara al sector legal para hacerle la competencia a Ross, un asistente legal virtual que utiliza Watson, la tecnología de IBM basada en IA, para procesar preguntas de abogados, navegar en legislación, jurisprudencia  y otras fuentes de información y luego volver con una respuesta fundamentada. A la fecha, hay firmas de abogados tales como Baker Hostetler, Shearman & Sterling y Dentons que han optado por la innovación contratando a Ross, asistente que además monitorea constantemente la normativa y jurisprudencia para mejorar sus resultados. Por otro lado, Tax Foresight de la start-up canadiense Blue J Legal junto con Thomson Reuters, es un software similar a Ross que gracias al empleo de IA es capaz de predecir con más de 90 por ciento de precisión lo que un tribunal fiscal decidirá en ciertas circunstancias.

Con el avance de la tecnología, los clientes exigen que los estudios de abogados proporcionemos servicios legales de forma más eficiente y accesible. El enfoque de los estudios de abogados, entonces, debe dirigirse a simplificar procesos y detectar oportunidades de automatización y digitalización en los mismos. Por lo tanto, los abogados tendremos que reinventarnos a fin de agregar valor donde corresponda ya que para otras labores tendremos que apoyarnos en la tecnología.   

Abraza la IA

Entonces, ¿Ross y Lara podrán reemplazar a los abogados? La IA sobre la que funcionan está cambiando la forma tradicional cómo se viene desarrollando la profesión legal. Será fascinante ver su impacto y pienso que es importante para los abogados tener mayor conocimiento de esta nueva tecnología, empezar a pensar cómo puede utilizarse de manera que permita el uso eficiente del tiempo y proporcione servicios jurídicos con mayor valor en vez de tener reparos y quedarse en lo tradicional. Algunas recomendaciones:

Nombre un equipo de expertos. Elige algunos miembros de tu estudio o área que puedan convertirse en los expertos de la materia. Ofréceles oportunidades para aprender más acerca de IA, así ellos pueden ser un centro de recursos para otros abogados e incluso clientes.

Busque información y aprenda de otros. Recuerda que hay mucho que aprender sobre IA, y esta tecnología seguirá evolucionando. Invierte tiempo y energía para entender los aspectos básicos de la IA y la forma de usarla. Reúnete con otros abogados para entender si planean implementar sistemas de IA en sus empresas o estudios y si es así, de qué manera. Además, utiliza activamente redes sociales como LinkedIn y Twitter para mantenerte al tanto de los avances en la materia.

No tenga miedo a equivocarse. Los abogados somos considerados conservadores y resistentes al cambio. Puede haber una preocupación entre los abogados en tanto el uso de sistemas de IA como parte de sus servicios puede ser riesgoso. Es probable que haya errores, pero no debemos temer a la innovación, ya que los beneficios a largo plazo de automatizar procesos y dedicarte a temas de mayor valor pueden superar los riesgos potenciales.

 Aunque algunos piensen que la IA puede reemplazar los abogados, pienso que su llegada dará lugar al rediseño de nuestras funciones y nos permitirá desempeñarnos a un nivel de valor más alto. Si bien la innovación puede ofrecer a los abogados herramientas tecnológicas de vanguardia, la IA no es sustituto de la empatía, buen juicio, pensamiento creativo y conexión personal con los clientes que tiene un abogado. 

 

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Buscar